Langosta de Isla de Pascua




Al igual que la historia de Rapa Nui, envuelta en el misterio durante siglos, la información que se tiene sobre la langosta de Isla de Pascua también ha sido escasa y muchas veces contradictoria. Aunque la Isla recibió durante el siglo XVIII la visita de insignes exploradores como el capitán James Cook o Jean François Galaup, Conde de La Pérouse, no fue hasta el año de 1870 que se menciona y describe a la langosta de Isla de Pascua por primera vez. En dicho año el Capitán de la Armada de Chile, Ignacio Gana por instrucciones del alto mando naval, elabora una descripción científica de la Isla, en la que al referirse a la fauna local menciona:

“En las aguas que bañan el pie del promontorio sur, se halla en abundancia la langosta, tan grande como en Juan Fernández, vetada con colores vivos y con púas agudas sobre el dorso. Carece de patas gruesas con asas fuertes, propias de ésta clase de crustáceos, lo que la hace formar tal vez un género particular en la familia de los cáncer. Los naturales las estiman mucho y la sacan del mar zambulléndose hasta el fondo”

Su existencia y forma de pesca son más tarde mencionadas en diversos relatos que describen su captura nocturna mediante el uso de antorchas y buceo, alabando la destreza en de los Rapanui para atraparlas. Estos relatos dan cuenta de que la especie se encontraba en sectores costeros y a baja profundidad (Beltrán, 1883; Thompson, 1891; Cooke, 1899).

La langosta o Ura, en rapanui, ha sido una especie de importancia en la dieta de los habitantes de la Isla desde antiguo, como lo indicaba en su momento Thomson (1891) y su número permitía incluso que, en tiempos de la Compañía Explotadora de la Isla de Pascua, se cambiaran langostas por cordero (Roa, 2011). Además de la importancia alimenticia, la langosta también ha jugado un papel en la mitología y cultura de Isla de de Pascua. Chauvet (1935) identifica la figura de la langosta entre los caracteres ideográficos (figura 1) y en las leyendas asociadas a la caída de los Moais, la langosta juega un papel primordial, pues la cocinera de los escultores al ver que estos habían atrapado una langosta de gran tamaño y no le habían dejado nada, ordena a los Moais: ¡Caed vosotros muchachos!, tras lo cual cayeron al suelo desatándose el viento, los relámpagos y truenos. Al día siguiente habían caído todos al suelo tras lo cual se dispersaron los artesanos, no volviéndose a construir más Moais.

 

 Representaciones de langosta o ura en caracteres ideográficos de la Isla de Pascua (Chauvet, 1935).

 

No es hasta 1904 en que se hace mención en una publicación científica a la existencia de una langosta en Isla de Pascua, pero se asevera que correspondería a la misma langosta que se encuentra en el Archipiélago de Juan Fernández o a Palinurus lalandii (Bürger, 1904). Posteriormente Francisco Fuentes, científico del Museo Nacional de Historia Natural viaja a la Isla y en su reporte menciona la existencia de la langosta y su posible pertenencia al género Panulirus (1914). No es hasta 1954, cuando el Dr. Edwin Reed describe de manera inequívoca a la especie, indicando que es diferente de Jasus frontalis y otras especies el género Panulirus, proponiendo que sea reconocida como una nueva especie, a la que denomina Panulirus pascuensis. George y Holthuis (1965) validan este nombre y las características mencionadas por Reed, estableciendo los caracteres morfológicos que la diferencian de otras especies del género. Entre estos se pueden mencionar: cada somito abdominal posee estrías o surcos, el margen anterior de los surcos o estrías transversales abdominales no es crenulado, poseen una placa antenular con dos espinas principales, los surcos abdominales transversales de los somitos III y IV se unen con los correspondientes surcos pleurales, el pleópodo el segundo somito abdominal de machos sin endopodio, surco transversal del segundo somito abdominal no se une con el surco pleural. La coloración del caparazón varia del color rojo oscuro al purpura, pasando por el azul y posee puntos blancos, el abdomen tiene bandas transversales estrechas claras y las patas tienen rayas.

El estudio de las relaciones filogenéticas de todas las especies del género Panulirus, mostró que pertenece a un linaje que se habría separado de sus ancestros comunes durante el mioceno tardío (Ptacek et al, 2001). A continuación se presenta su clasificación actual:

Reino : Animalia

Phylum : Arthropoda

Subphylum : Crustacea

Clase : Malacostraca

Subclase : Eumalacostraca

Superorden : Eucarida

Orden : Decapoda

Suborden :Macrura Reptantia

Infraorden : Achelata

Familia : Palinuridae

Género : Panulirus

Especie : Panulirus pascuensis (Reed, 1954)

Fuente: WORMS (World Register of Marine Species www.marinespecies.org)

 

Al ser descrita por primera vez, su distribución geográfica incluía solamente la Isla de Pascua, pero George y Holthuis (1965), también la ubican en la Isla Pitcairn, aproximadamente 2000 kilómetros al oeste. Posteriormente Laboute y Richer de Forges (1986) describen su presencia en las islas de Rapa y Marotiri y en el volcán sumergido Mac Donald. En 2005, Langley y Adams capturan ejemplares de Panulirus pascuensis en otras islas del grupo de Pitcairn (atolones de Oeno y Ducie e Isla Henderson), las que están ubicadas en un radio máximo de 470 kilómetros de Isla Pitcairn. También se encuentra en Isla Sala y Gómez (OCEANA, 2010). Todos estos lugares corresponden a la zona subtropical.

En cuanto a su distribución batimétrica, los datos publicados y usados como referencia habitual hablan de 0 a 5 metros de profundidad en grietas en sustrato rocoso (Holthuis, 1991), pero en 1953 el Dr. Juan Lengerich al realizar las primeras capturas con trampas en Isla de Pascua capturó individuos a profundidades de entre 12 a 120 metros (fide Henriquez, 1974). Posteriormente Henriquez (1974) al estudiar la biología pesquera del recurso realizó capturas entre los 50 a 100 metros. A su vez Inostroza (1978) evaluó la captura en dos rangos de profundidad (0-100 m y 101-200 m), encontrando ejemplares hasta los 200 metros. Retamal (2004) la ubica entre 2 a 200 metros. Poupin (2010) la ubica entre los 1 a 40 metros de profundidad (al analizar su distribución en la Polinesia francesa). Se desconoce si poseen migración vertical como en otras especies de langostas.

La información biológica y ecológica disponible es escasa. Posee sexos separados y dimorfismo sexual: La hembra en el quinto par de patas posee una tenaza y los machos una uña; el poro genital en las hembras se encuentra en la base del tercer par de pereiopodos o patas y en los machos en la base del quinto par patas; Las patas nadadoras o pleópodos de la hembra son birrameos y de mayor tamaño. El primer par foliáceo y los cuatro restantes con un artejo cilíndrico en la rama interna, artejo al que van adheridos los huevecillos. En los machos los pleópodos terminan en un sólo artejo o segmento foliáceo.

Referente a su alimentación no se tiene información sobre sus hábitos alimenticios en el medio natural y sólo se cuenta con lo consignado por Rivera (2003) quien mantuvo langostas en cautiverio alimentándolas día por medio con pescado fresco y erizos enteros.

Tampoco existe claridad sobre su época reproductiva. En los trabajos realizados por Lengerich (1953) y Henriquez (1974) se encontraron hembras impregnadas, esto es portando el espermatóforo, en agosto y septiembre respectivamente y en tallas que iban de los 105 a los 124 mm y entre los 80 y 124 mm de longitud cefalotoráxica, respectivamente. En el trabajo de Inostroza (1978) el más alto porcentaje de hembras ovigeras se registro entre enero y marzo.

 

Cabe mencionar que en los estudios de tipo biológico pesquero realizados entre 1953 y 1978 se observó una clara disminución en la talla promedio de los individuos capturados, pasando de una longitud celafotoráxica de 140,7 mm en 1953 a 94,7 mm en 1978, lo que sería indicativo de que ya en esos año la especie presentaba señales de sobreexplotación.

En el reporte que elabora la International Union for Conservation of Nature (IUCN, 2011) sobre el estado de amenaza de las especies animales y vegetales del mundo conocida como la Lista Roja de Especies Amenazadas, se señala que la langosta de Isla de Pascua es un crustáceo decápodo del cual se posee un conocimiento muy limitado (MacDiarmid et al., 2011) por lo que es clasificada como una especie con deficiencia de datos. Esto significa que la información disponible es inadecuada para poder hacer una evaluación directa o indirecta del riesgo de extinción basado en la abundancia o en su distribución, por tanto, no es considerada una categoría de amenaza (UICN, 2001). Además señala que se requiere investigación en las áreas de demografía de la población, la historia de la vida y la ecología, y las posibles amenazas. Además se necesita más información sobre los niveles de captura de la pesquería. Finalmente señalan que se necesita un seguimiento de la captura por unidad de esfuerzo para crear una línea base para medir las tendencias en el futuro (MacDiarmid et al, 2011)

 

 Pesquería del Recurso




Destacamos:


30.12.2012

En el Centro de Investigaciones Marinas Quintay se llevó a cabo la ceremonia de cierre del proyecto "Desarrollo sustentable de la pesqueria de la Langosta de Isla de Pascua". A la cerenomia asistieron autoridades nacionales, regionales y locales.